10 TIPS PARA MAESTROS DE NIÑOS CON DIABETES

Recomendaciones

1. CADA CHICO CON DIABETES ES DIFERENTE
Cada uno de los chicos con diabetes puede tener síntomas distintos cuando baja su nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia). Aunque muchos de los síntomas pueden ser similares, no siempre serán los mismos. Los factores que pueden alterar los niveles de azúcar son: la insulina, la comida, el ejercicio, alguna enfermedad, estrés y/o cambios en la rutina. Pronto aprenderá a conocer las reacciones propias y únicas individuales de su alumno ante la hipoglucemia.

2. NO BRINDE UNA EXAGERADA ATENCIÓN A LA CONDICIÓN DE SU ALUMNO
Su alumno con diabetes puede tener que ingerir alguna colación periódicamente en el aula. Recuerde que DEBE comer cuando se sienta bajo de glucosa. Esto es imperativo especialmente si el alumno no pudiera medir previamente su nivel de glucosa. Esta NO ES UNA OPCIÓN para el niño con diabetes sino UNA NECESIDAD.


3. BRINDE RECORDATORIOS SUTILES Y AMABLES
Preste estrecha atención a los tiempos de ingesta regulares de su alumno. No todos los niños (en especial los más pequeños) saben la hora o pueden recordar sus tiempos de ingesta. Si nota que no han comido, páseles una nota o acuerde con ellos una palabra clave que le permita recordar la hora de su colación.

4. NO PONGA UN ROTULO EN SU ALUMNO CON DIABETES
Nunca se refiera a su alumno con diabetes como el “niño diabético”. En primer lugar y sobre todo, el niño con diabetes necesita y desea sentirse tan único y especial como cualquier otro compañero de su clase.

5. NO MANIFIESTE COMPASIÓN SINO EMPATÍA
Un niño con diabetes no necesita ni desea compasión. Estos niños necesitan comprensión, aceptación y apoyo.
Edúquese a sí mismo en cada aspecto posible respecto de la diabetes. Aprenda cómo puede afectarlos la enfermedad y considere de qué modo deben vivir sus vidas y cada uno de sus días.




6. ESTÉ SIEMPRE PREPARADO
Tenga siempre a mano hidrato rápido, un bocado o snack CADA VEZ que usted y su alumno abandonen el aula o los límites de la escuela. Esto es especialmente importante durante los ejercicios de simulacros, viajes escolares, presentaciones especiales, actos o reuniones. Una cajita de jugo con azúcar y galletitas pueden ser ideales.

7. UTILICE EL MÉTODO DE COMPAÑEROS
Si su alumno con diabetes le dice que se siente hipoglucémico (azúcar baja), déle una colación con hidratos de carbono de rápida acción como jugos de fruta (con azúcar) o gaseosa común (con azúcar). SIEMPRE envíe un compañero, si necesita contactar a otro docente o directivo. NUNCA DEJE AL NIÑO SOLO NI LO ENVÍE SOLO CUANDO TIENE HIPOGLUCEMIA.

8. PERMITALE CONCURRIR AL BAÑO SIN RESTRICCIONES CADA VEZ QUE LO SOLICITE
Cuando se presente la situación, deje que el niño con diabetes sepa que puede ir al baño CUANDO SEA NECESARIO y que tenga una botella de agua cuando su azúcar está elevada. Cuando su azúcar está en altos niveles, la respuesta natural del cuerpo es eliminar el exceso de glucosa a través de la orina. No lo haga sentir avergonzado teniendo que pedirle permiso cada vez.

9. SEA PACIENTE
Sea paciente con al alumno con diabetes si se generaran problemas menores de organización. Los niveles altos o bajos de glucosa pueden generarles dificultades para concentrarse algunas veces. Tendrá que repetir algunas cosas ocasionalmente, especialmente si ha estado fuera de la clase circunstancialmente.

10. MANTENGA ABIERTAS LAS VÍAS DE COMUNICACIÓN
Trabaje siempre en forma mancomunada con el alumno, personal de salud, enfermeras y otros educadores. Si hubiera una fiesta escolar especial o cualquier ocasión en la que se sirvan golosinas, comuníquele a la familia con antelación. Esto le permitirá a los familiares discutir distintas opciones con el niño de modo de que pueda ser responsable por la conducta más apropiada. Con frecuencia, algunas golosinas pueden incorporarse excepcionalmente al plan de comidas del niño.

11. SABER ES PODER

Aprenda todo lo que pueda sobre la diabetes en los niños. Considere ampliar su entrenamiento para permitirle llevar a cabo tareas que son claves en el cuidado del niño con diabetes, tales como medir la glucemia, y adminstrar insulina y glucagon. Su predisposición a aprender sobre este tema, y su capacidad de responder a las situaciones que requieran su participación o supervisión son necesarias para garantizar la seguridad del niño en el ámbito escolar, dándole al niño el entorno necesario para lograr un óptimo desempeño académico.

Fuente American Diabetes Association


 
Potenciado por Gustavo Troisi